El casco de moto es el elemento de protección más importante cuando circulas sobre dos ruedas. Por eso, es importante adquirir el que mejor se ajuste a nuestras necesidades dentro del presupuesto. Te damos 10 consejos para elegir tu casco de moto, las claves para ir sobre seguro.

1- Elegir la talla adecuada

Para que un casco sea seguro, debes elegir bien tu talla. Para ello debes medir la circunferencia de tu cabeza a la altura de las cejas y la parte superior de la nuca y consultar las tablas de medidas. Es importante que quede bien ajustado y no demasiado holgado, o puede salir disparado en un accidente. Tampoco debe presionar demasiado en ninguna zona en particular, o será muy incómodo cuando viajes con él. Dedica tiempo a probártelo y en caso de duda elige siempre la talla más ajustada, pues el interior acaba cediendo con el uso.

Medidas de la cabeza en cm  Talla casco
50-54 XXS
54 XS
55-56 S
57 M
58-59 L
60-61 XL
62-63 XXL
64-65 XXXL

 

2- Tipos de casco

Existen diferentes tipos de casco en el mercado con diferentes niveles de protección.

  • Calimeros o también llamados quitamultas. El grado de protección es muy bajo y muchos ni siquiera cumplen los requisitos mínimos de seguridad y no son legales. Su uso no es recomendable en ninguna circunstancia.
  • Cascos jet. Ofrecen más seguridad que los anteriores pero no resisten fuertes impactos, especialmente en la zona de la cara. Son ligeros y cómodos y son los más habituales para moverse por la ciudad y en conductores de scooters.
  • Cascos modulares. La pieza que protege el mentón es abatible, lo que los hace más cómodos para usar en viajes y poder por ejemplo echar gasolina sin quitarte el casco. Sin embargo, no está permitida la circulación con el mentón abatido, y pueden ser un poco más pesados que los integrales por este mecanismo.
  • Cascos integrales. Son los más seguros y los más recomendables, ya que constan de una sola pieza y no tienen piezas desmontables, protegiendo toda la cabeza y la zona de la barbilla.

 

3- Siempre homologado.

Las homologaciones nos garantizan que el diseño y los materiales del casco cumplen uno estándares de seguridad y protección incluso en las circunstancias más adversas. En Europa deben tener la ECE/ONU R22.   Para asegurarnos de que nuestro casco está homologado, debe llevar una etiqueta similar a esta:

  • a: La “E” corresponde a Europa y el número, al país donde se ha realizado la homologación (el 3 corresponde a Italia, para España sería el 9).
  • b: Es la revisión vigente de la norma europea que cumple. En España se aceptan la 04 y la 05 (aunque esta última es la más completa ya que incluye la prueba de golpe maxilar).
  • c: este es el número de homologación del casco.
  • d: esta letra indica el nivel de seguridad dependiendo del modelo de casco:

– Homologación “J” o “Jet”. Cascos homologados para la circulación sin protección maxilar. – “P¨ o integrales. Casco homologado para la circulación con protección maxilar integral. – “N/P” o No protectivos: con protección maxilar no integral. – “P/J”:casco con doble homologación, para la circulación con mentonera abierta o cerrada.

  • e: número de serie con el que se puede trazar el recorrido completo del casco desde su fabricación.

Recuerda que aunque existen cascos con homologaciones válidas en otras zonas del mundo que cumplen su función de seguridad, no son válidas si no cumplen la norma europea.

4- Siempre en una tienda de confianza

Comprar a través de internet a tiendas que no son oficiales, a particulares o incluso en mercados de otros países no es recomendable y puede ser peligroso. En una tienda especializada podrán recomendarte qué tipo de casco necesitas y todos dispondrán de las homologaciones necesarias en el país, además de garantizarte que son marcas originales y están en perfecto estado.

5-  Material

Existen diversos materiales que van a suponer grandes diferencias en el precio y el peso del casco, aunque no necesariamente en el nivel de seguridad: policarbonato o resina termoplástica, fibra de vidrio, Kevlar o fibra de carbono. Lo habitual es que combinen diferentes materiales para aprovechar los características de cada uno de ellos. Algunos materiales pueden tener fecha de caducidad ya que después de un tiempo pierden parte de sus propiedades, por lo que es importante conocer la fecha en la que el casco debe renovarse.

6-  Precio

No necesariamente un casco es mejor por ser más caro, a veces algunos diseños o ediciones limitadas pueden disparar el precio sin que realmente se vea aumentada la seguridad. Siempre debes elegir el mejor casco que te puedas permitir, pues tu seguridad es mucho más importante que un casco más o menos bonito, así que en caso de disponer de un presupuesto mayor dedícalo a un casco más seguro. Después, las diferentes opciones de cierres, pantallas y otros accesorios pueden aumentar el precio pero no ser imprescindibles, aunque sí recomendables para mejorar la experiencia y la comodidad.

7- Nunca de segunda mano

En los elementos de seguridad, de los cuales depende tu vida en un posible accidente, es mejor no jugársela comprando artículos de segunda mano. Algunos materiales tienen una vida útil limitada y después de cierto tiempo pierden eficacia. De hecho algunos fabricantes recomiendan cambiarlo cada cinco años. Además, después de un accidente o de recibir un golpe fuerte, los cascos pueden sufrir daños que no siempre son visibles a simple vista pero comprometen la seguridad, y es imposible saber con seguridad que su anterior dueño lo ha cuidado correctamente.

8- Tiene que ser cómodo

Puesto que pasará muchas horas sobre nuestra cabeza o colgado de nuestro brazo, es importante que nos sintamos cómodos con él. Si es demasiado pesado, o demasiado grande y no nos cabe en ningún sitio, o simplemente es demasiado cerrado para nuestros desplazamientos por la ciudad, acabará por no resultarnos útil en nuestro día a día. Puesto que puede ser una inversión importante de dinero, hay que dedicar el tiempo suficiente para pensar en lo más cómodo para nosotros.

 9- Adecuado a tus necesidades

 Cada motorista es diferente y por tanto tiene unas necesidades distintas. Si ya eres veterano en esto seguramente vayas a lo seguro porque tienes las ideas claras o incluso tengas varios cascos para diferentes momentos. Pero si no, es interesante que busques en foros o en páginas especializadas opiniones y experiencias de otros motoristas que puedan orientarte en base al uso que quieres hacer de él. Existen diferentes accesorios y prestaciones para distintos climas, como el mentón abatible o la pantalla antivaho. También en las tiendas especializadas podrán, según tus expectativas y necesidades particulares, orientarte dentro de las muchas opciones.

 10- Diseño

Si hemos dejado este punto para el final no es por casualidad. Una vez seleccionado el tipo de casco y el presupuesto que tenemos, entonces es el momento de elegir cuál es el diseño que más nos gusta o se adapta a nuestro estilo. De hacerlo al revés corremos el riesgo de que la estética acabe imponiéndose a los demás requisitos y acabemos con un casco que no es el que realmente necesitamos o el que se adapta a nuestras necesidades.  

AVISO IMPORTANTE

  • El taller y la tienda permaneceran cerrados del 11 al 26 de Agosto

  • El 10 de Agosto abierto de 9 a 14 horas

  • Los pedidos de la tienda online realizados del 1 al 31 de Agosto se enviarán a partir del 1 de Septiembre

Gracias por suscribirte

Share This